Ópera de marionetas, Georgetown

Georgetown Malasia

GEORGETOWN capital de Penang

Panorámica de Georgetown desde el mar
Vista general de Georgetown

Cuando llegué a la isla de Penang desde Taiping, no quise parar en Georgetown, su capital.  Solamente paré para comer y me fui. Me apetecía la tranquilidad de cualquier pueblo costero. Venía de ciudades si no muy grandes, sí caóticas, como toda ciudad malaya. Mi próximo destino sería Langkawi, otra isla.

Embarcadero, Georgetown, Malasia
Embarcadero en el barrio chino

Volvería para conocer la ciudad. Pensé que con una noche sería suficiente, pero estaba equivocado.

Georgetown es una ciudad vibrante. Su escena cultural es más que remarcable, y es posible ver guiños al arte en el rincón menos esperado.

Su casco antiguo es de considerable tamaño. Pasear por sus calles es puro entretenimiento.

Oriental subido a moto Malasia
Pequeños placeres

La parte antigua tiene dos partes bien diferenciadas, Little India y Chinatown, con lo que, uno tiene la impresión de cambiar de país solamente con cruzar un par de calles.

Esta mañana estuve paseando por Chinatown y por la zona de Armenia, que es tierra de nadie. Las fotos, por lo tanto, son de estas dos partes de la ciudad.

Aunque empecé la visita por el cementerio protestante:

Me pareció muy curioso que nadie enterrado allí tenía más de cuarenta y cinco años. También que en muchos de los casos, en la lápida había una leyenda narrando la causa de la muerte.

Esto es lo que narran las que ahí aparecen:

«Cristopher Henry Lloyd, superintendente de Panchore y Dinding, fué asesinado por una banda de ladrones chinos la noche del 25 de octubre de 1876″

«George Vosper, se ahogó accidentalmente»

«Elizabeth McMillan, murió en el mar, al norte de la isla de Sumatra, el barco llegó ocho días más tarde a la isla Príncipe de Gales,  en este lugar se encuentran sus restos»

Tourist Police, Georgetown
Policía turística

Y cómo no, una pequeña dosis de templos chinos.

Estandartes en templo chino Georgetown
Estandartes

El «pórtico» de este templo era una auténtica virguería de trabajo en piedra.

El lacito rojo con remate de clavel que le han calzado al perrito con cara de malo no tiene desperdicio. Si hasta se da un aire a «Puppy».

Para finalizar, una serie de retratos e instantáneas de las tiendas que fui encontrando por el barrio.

Tienda de relojes Georgetown
Todos a la misma hora
Pescador en Georgetown, Malasia
Hubó suerte

¿Te ha gustado la publicación? Deja tu opinión...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.