Australia

AUSTRALIA, DONDE LOS CANGUROS SE APAREAN

Se podría esperar como foto de entrada en un artículo sobre Australia un canguro, pero he decidido comenzar por su paisaje humano, que también es muy interesante.

Y variado. Los ingleses llegaron hace un poquito más de doscientos años, aunque ya para entonces los aborígenes llevaban muchos más, como unos 50.000. En las últimas décadas, miles de asiáticos y también europeos han llegado a Australia. Los motivos han sido básicamente dos: la bonanza económica y/o estabilidad política de Australia, y la miseria y/o inestabilidad política de los países de la gente que ha emigrado.
Este es un país caro paro un viajero de presupuesto limitado. Así como en el Sudeste Asiático mi presupuesto me permitía comer a diario en restaurantes, aquí es impensable. Con lo que gastaba un día en países como Malasia, Camboya o Vietnam, aquí difícilmente pago el alojamiento en un dormitorio compartido.

 

 

Ante esta situación y al no tener permitido el empleo, me apunte a una plataforma –Workaway-.  Este portal electrónico, proporciona contactos de gente que da alojamiento y manutención a cambio de, generalmente, cinco horas de trabajo diario, cinco días a la semana. Con lo que entre este país y Nueva Zelanda, me tocó trabajar de granjero, pintar casas, mantener jardines, reparar muebles, cambiar cristales, emplastar paredes y fregar platos.
El exterior de la casa que aparece abajo me la pinté enterita, esta vez por dinero contante y sonante. En dos semanitas de curro me gané el equivalente a 1200 euros que me vinieron muy bien para seguir viajando con alegría. Quien me “contrató”, se benefició de las ventajas de pagar en negro.

En cuanto a la gente que te aloja como “workawayer”… como en botica, hay de todo. Hay quien realmente intenta disfrutar de tu compañía, de tener alojado a un guiri y de compartir tus glorias y miserias, y hay quien se intenta aprovechar de la situación pretendiendo que realices un trabajo duro que ni ellos quieren hacer. A veces sin cumplir lo que en un principio han prometido pero,… siempre nos quedarán los canguros.

Y cómo se explican algunos los jodidos! Fijáos si no en el de la izquierda de la foto inferior.
Ver canguros en libertad en Australia, es como ver gorriones. Una vez que sales al campiri, allí están ellos, pero no a cualquier hora, es al atardecer cuando salen a …pacer?
Aparte de canguros, en Australia también hay emus, que son primos de las avestruces.
Definitivamente, las aves en Australia llaman la atención por su variedad. Las hay de todos los tamaños y colores.

 

 

 

 

 

 

 

 

En este apartado país, hay una ingente cantidad de animales que te pueden causar daño, incluso la muerte. Desde tiburones, cocodrilos, medusas e incluso hasta un molusco con concha en el mar, hasta todo un muestrario de arañas y serpientes en tierra. Esto llega hasta el punto de señalizar las zonas de senderismo con carteles con el índice de “venenosidad” de los animales. En Australia, aunque estés en el jardín de una propiedad, has de tener siempre cuidado de donde pisas o lo que coges del suelo, ya que puedes molestar a una arañita o serpiente que se está echando una siesta, y normalmente tienen mal despertar.
No tengo fotos de estos animales, pero sí de los lugares donde se pueden encontrar, osea, casi todos.

Como país joven que es, las ciudades australianas no tienen mucho donde rascar, aunque siempre hay interesantes rincones.

 

Resumiendo: Australia es un país inmenso. El mapa da lugar a confusiones. Ves una ciudad, un parque natural, o cualquier otro lugar interesante y dices: voy allí!, y te das cuenta que está a mil kilómetros de donde te encuentras, o dos mil, o cuatro mil! Osea que, decidí no moverme más de quinientos kilómetros del lugar donde aterricé, Perth. Todas las fotos anteriores son de la zona. Solamente vi una parte de la costa occidental, que tiene cuatro mil (4000) -lo pongo en números porque impresiona más- kilómetros de longitud, ahí es nada. No vi ni desierto, ni bosque húmedo, ni las maravillosas playas del este. Eso para la próxima vez… o para nunca jamás, nunca se sabe.

 

¿Te ha gustado la entrada? Deja tu opinión...